viernes, 20 de junio de 2014

Un padre y sus dos hijos fabrican un R2-D2 a tamaño natural



Muchos fans compran productos de Star Wars Online o en comercios,  siendo un negocio que genera muchos millones de dólares anualmente.  R2-D2 es uno de los objetos con más valor para los seguidores de la saga galáctica.
George Westwater y sus hijos Zach y Alex de 5  y 7  años de edad, residentes en Kansas, deseaban tener un R2-D2 a tamaño real con todos sus detalles,  por lo que se pusieron manos a la obra y construyeron el famoso androide amigo de C-3PO.

 El robot en su interior lleva un motor operado por control remoto,  para dirigirlo por cualquier lugar, también emite sonidos idénticos al R2-D2 y reproduce el  tema principal de la película Star Wars,  además va equipado con  pequeñas bombillas LED de colores que cambian de color  mediante una aplicación de software.



El androide esta compuesto  de aluminio y acero, lo que hizo aumentar el  costo  hasta 16.000 dólares,  pero si no quieres gastar tanto dinero, también se puede hacer con otros materiales como el plástico o la madera que reducirá el importe a  1.500 dólares.
El robot  de Westwater es técnicamente un R2-A7, debido a  pequeñas diferencias en su funcionamiento. Incluso los colores utilizados en la fabricación,  verde, blanco y plata,  son diferentes del  R2 original; es decir, azul, blanco y plata. Excepto por esto, su diseño es prácticamente idéntico al original R2-D2.



Weswater animó a sus dos hijos a disfrutar del  proyecto con él para que ellos también puedan aprender el funcionamiento electrónico de su personaje favorito. El  montaje de las piezas cortadas por láser del droide era como un rompecabezas en 3D.  Después de largas horas de elaborado trabajo sus esfuerzos dieron su fruto terminando el ingenio mecánico.
Habitualmente Westwater lleva su R2-D2 a algunos eventos como Make a Wish Foundation  utilizándolo para entretener y traer una sonrisa a los niños con discapacidades físicas. Esta iniciativa increíble,  definitivamente puede  animar a muchos otros para unirse a una causa tan noble.


Vía: WashingtonPost

No hay comentarios:

Publicar un comentario